Opinión: Lo bueno y lo malo del EGS Fest 2012

Ayer domingo concluyó una edición más del Electronic Game Show y tengo muchos sentimientos encontrados, pues por la información que había fluido, y por todo lo que se había comentado, creía que este sería un evento para el recuerdo, y aunque sí lo fue, lamentablemente lo fue de una forma negativa.

Hay muchísimas cosas por mejorar, muchísimos comentarios del público (y de los medios que acudimos) por escuchar para que el próximo año no se repita la experiencia de éste, pues aunque el regreso al WTC fue un gran acierto, muchos otros detalles se descuidaron de más.

Aquí dejo algunos comentarios personales de lo que consideré bueno y malo del EGS Fest 2012, esperando que los organizadores (a quienes estamos infinitamente agradecidos de darnos su confianza para cubrirlos como medio acreditado) tomen nota para futuras ocasiones.

LO BUENO

  • El simple hecho de que siga existiendo un evento insignia de los videojuegos en México, es por sí solo para festejar con bombos y platillos, pues el EGS es un nombre que sigue llegando al resto del continente cada año, y seguramente muchísimos lectores de revistas mexicanas en Centro y Sudamérica desean anualmente venir a México por dicho evento.
  • La presencia del Wii U para que los gamers mexicanos lo probemos antes de su lanzamiento mundial es para destacar, pues hacía tiempo que Nintendo se había ausentado.
  • Halo 4 también estuvo disponible antes de que llegue a las calles, por lo que se agradece su presencia para jugarlo.
  • Como ya comenté, el regreso al WTC como una sede mucho más céntrica y de fácil acceso para la mayoría del público. En lo personal a mí se me facilitaba más Santa Fe, pero no se sentía el mismo ambiente en una sede tan alejada y aislada.
  • La playera Vans de regalo que tuvieron quienes compraron el Pasaporte. Sin duda un buen recuerdo.
  • La música de los Dj’s invitados fue realmente de lo más rescatable, pues lograron poner un buen ambiente, principalmente Jessica Audiffred.
  • Aunque hubo muy poquitas edecanes comparado con otros años, sin duda alegraron la vista del público masculino, pues estuvieron especialmente guapas, y con una sola excepción, todas se mostraron muy amables (incluso más relajadas que en otros años).

LO MALO

  • Se notó una gran falta de organización, desde la EGS Night. Una gran fila de gamers tuvo que esperar afuera del WTC (y con el frío que estaba haciendo!) durante poco más de una hora, pues el evento empezó tardísimo. Cuando finalmente comenzaron a entrar, la prensa acreditada tuvo que esperar otro largo rato para poder ingresar también. Sonará muy arrogante, y es una idea que personalmente no comparto, pero a los medios los tienes que tratar especialmente bien para que hablen bien de ti. No dudo que muchos de los acreditados se llevaron una muy mala impresión desde ese momento.
  • Otro detalle es que aún no estaban colocados todos los pabellones, y había algunas consolas apagadas junto a otras que sí estaban corriendo normalmente, o incluso algunas encendidas pero sin algún juego dentro. Tomando en cuenta que el EGS Night ya era parte de los 4 días de evento, es un gran punto en contra que se les haya ido el tiempo encima y el evento empezara sin haber completado toda la instalación.
  • La primera impresión al ingresar fue de decepción. Mucho se había comentado de los pabellones, por lo que personalmente esperaba encontrar grandes escenarios (hasta de dos pisos tal vez) llenos de estaciones de juego, con muchísima decoración y edecanes o actores que interactuaran constantemente con el público, para realmente darle ese valor agregado al cambio de formato. En cambio, encontré pabellones muy austeros en todos los sentidos, lo que me bajó los ánimos desde el principio.
  • El salón de exposiciones quedó demasiado grande para lo que realmente fue el contenido. Se sentía vacío (incluso ya con el grueso del público asistente), sin color y realmente muy austero. Sonará contradictorio, pues la mayoría de las veces nos quejamos por el poco espacio que hay para caminar, pero este año debo decir que extrañé pasillos más estrechos atiborrados de gente, volteando para todos lados, y siempre con un stand que ver para donde voltearas. Ahora no fue el caso.
  • La desorganización se contagió a los pabellones, pues gran parte del staff no llegó preparado previamente para manejar los tiempos en los que el público podía jugar los títulos disponibles. En el pabellón de Assassin’s Creed III, me tocó escuchar cómo cambiaban de “estrategia” los del staff para ir pasando a la gente para que jugara, cuando uno se imagina que eso debía estar preparado desde antes.
  • Quienes compraron su Pasaporte en 500 pesos (más el recargo de Ticketmaster) se quejaron del trato que recibieron, pues algunos comentan que no se respetó el horario que les habían prometido (entrar una hora antes que el resto de la gente en los 3 días restantes de evento). Además, el comentario general fue que el evento como tal no valió el alto precio que pagaron.
  • Aunque comenté como algo bueno las edecanes que estuvieron presentes, realmente fueron muy pocas (tal vez proporcional a la poca cantidad de stands/pabellones).
  • Aunque sí estuvieron presentes, la verdad es que Sony y Microsoft pasaron totalmente desapercibidos.
  • Las conferencias y exposiciones también se notaron mal planeadas. En varias ocasiones nos tocó enterarnos por medio de redes sociales, que se había cancelado alguna por problemas técnicos o de otro tipo. También nos enteramos que la revista Game Master no pudo participar de último momento en el EGS Fest “por razones ajenas a ellos”.

Mi conclusión es que fue un año muy malo, aunque debemos tomar en cuenta que hubo un cambio de equipo organizador (por lo que tengo entendido), además del cambio de formato, por lo que eran muy altas las probabilidades de fallas, y así fue.

Si deciden seguir con este formato de pabellones temáticos, en vez de los tradicionales “booth stands” por compañía, deberán echarle muchas ganas para que realmente valga la pena el cambio, porque mi impresión después de la experiencia, es que fue un cambio equivocado, pues además de disminuir la cantidad de juegos y distintas empresas, los pabellones lucieron muy pobres, e incluso resultaba difícil determinar cuál era cuál.

Obviamente estoy decepcionado por el EGS Fest, pero no tomen este post como un ataque a sus organizadores, sino más bien como una llamada de atención y una lista clara de qué me gustó y qué no (además de otros puntos de vista de más asistentes al evento), para que ojalá lo puedan tomar en cuenta y mejorar en esos aspectos para el próximo año.

Si no realizan los cambios pertinentes, es muy complicado que este evento tenga muchos años más por delante, pues esta vez se perdió lo más esencial, que es que todos los gamers que vayan puedan tener un acceso rápido y fácil a los videojuegos. Ya sea que lleven más estaciones de juego, o que se busque mayor interacción con el público (que éste lleve sus consolas portátiles o smartphones/tablets y haya contenido disponible para ellos).

Y a ustedes qué les pareció? Pueden pensar en más cosas buenas o malas de este EGS? Qué consejos les darían a los organizadores del evento para el próximo año?

Anuncios

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s